18 Abril. Alain Damas (Tenor)

 

PROGRAMA La Lírica de lo Efímero

CHRISTOPH WILLIBALD GLUCK (1714 – 1787)

Unis dès la plus tendre enfance – ópera Iphigénie en Taurine

O del mio dolce ardor – ópera Paride ed Elena

FRANZ LISZT (1811 – 1886)

Tres Sonetos de Petrarca

Pace non trovo

Benedetto sia´l giorno

I vidi in terra angelico costume

FRANCIS POULENC (1899 – 1963)

Ciclo Banalités

Chanson de d´Orkenise

Hôtel

Fagnes de Wallonie

Voyage à Paris

Sanglots

II PARTE

SERGEI RACHMANINOV (1873 – 1943)

Arion (op.34 nº5)

Ne poi, krasavitsa (op.4 nº. 4)

Zdes’ Khorosho (op. 21 nº.7)

Vesennie vodi (op.14 nº11)

JOAQUÍN TURINA (1882 – 1949)

Homenaje a Lope de Vega, op. 90 (1935)

I. Cuando tan hermosa os miro

II. Si con mis deseos

III. Al val de Fuente Ovejuna

PAOLO TOSTI (1846-1916)

A vulcchella

Serenata

Tristezza

Marechiare

 

ALAIN DAMAS

alain-damasCuando hablamos del tenor Alain Damas, debemos remontarnos a una instancia casi metafísica, y es que el timbre de su instrumento no tiene un igual, una estirpe precisa, un sentido de pertenencia a un círculo, tradición, color o estilo. Y esto no es un hecho improvisado, cuando Damas aborda su voz y técnica, no busca un sonido, una posición, una manera prejuzgada, sino que deja verter, dentro de un cauce técnico muy preciso, una cascada de agua que corre tempestuosa, que nunca permanece, que renace continuamente y que se revuelve en las entrañas de lo inmediato, de lo que es, de aquello tan natural y fiel a su naturaleza que según considera Alain, es la única manera de conmover, de emocionar, de trascender. Es por ello, como bien han dicho algunos críticos, Damas tiene “un sonido con lágrima”. De familia numerosa, entre los que se encuentran actores, escritores, politólogos, destaca la vocación de su abuelo Diego Damas Blanco por la literatura, pasión que vuelca escribiendo varios ensayos, obras de teatro y zarzuela. Esto inspira a Alain a leer aviesamente, y a recitar en voz alta desde muy corta edad, cuidando la entonación perfecta, los matices, todo este juego divertido delante del espejo. Por tanto no es casual la manera con la que aborda el estudio profundo sobre cada partitura, recordando aquel verso del gran poeta Andres Eloy Blanco, primo hermano de su abuelo quien en su poema La Renuncia decía “desbaratando encajes regresaré hasta el hilo“. De esta manera Alain desbarata cada compás, cada estrofa, desestructurando el todo en partes, reorganizándolo después según su profunda expresividad y dialéctica, brindándole a la música un renacer, una nueva manera de ser entendida.

En Venezuela estudia con el tenor Víctor López, de quien aprende fundamentalmente la natural emisión del sonido, y el sentido de lo genuino. Su llegada a Madrid es primordial ya que tiene la suerte de estudiar con Teresa Berganza en la Escuela Superior de Música “Reina Sofía”, quien le sumerge en la rigurosa necesidad de hurgar en el alma de la música para desentrañar sus secretos y con el tenor Manuel Cid, de quien aprende el sentido riguroso del estilo y el buen gusto. Alain es invitado regularmente a trabajar con diversos directores, entre los que destacan: Helmut Rilling, Lucas Pfaff, Christopher Hogwood, Jordi Savall, Andreas Spering, Max Valdés, Antoni Ros Marbá, Enrique García Asensio, Jesús López Cobos, Salvador Brotons, Pablo Mielgo, Miguel Ortega, Josep Prats, Ramón Torrelledó y Christoff Spering en prestigiosas salas y teatros destacando el Sladkovsky Hall de Praga, Teatro Real de Madrid, Teatro de la Zarzuela, Auditorio Nacional de Madrid, Auditori y Palau de la Música de Barcelona, Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, Teresa Carreño de Caracas, Euskalduna de Bilbao.

DIEGO RIVERA GIBERT (PIANO)

diego-riveraMi primer acercamiento a la música fue a través del canto. Por ello no es casual que el primer registro discográfico en mi carrera como pianista venga de la mano de un repertorio vocal. La música para voz y piano supone la unión perfecta de dos elementos fundamentales en mi desarrollo como persona. Hay dos figuras hacia las cuales me siento intrínsecamente unido, y que son para mí fuentes eternas de inspiración. Una de estas figuras es mi abuela, la poetisa y escritora Àngels Cardona. Su obra, a la que gracias a mi madre he tenido la oportunidad de acercarme, constituye para mí un enigma y un manantial vital al mismo tiempo. La otra figura importante para mí es mi tío Manuel Cardona, una mente privilegiada, científico clave para el siglo XX. En él cabían varias vidas humanas y poseía un conocimiento sobre el mundo que parecía no tener fin, y en ese pedestal de conciencia única sobre las cosas vivía, derramando su extensa personalidad sobre todas las personas que lo conocimos.

A los trece años di mi primer concierto con orquesta interpretando el concierto en fa menor de J.S. Bach y el concierto en Re Mayor de F.J. Haydn. Desde entonces he actuado tanto en recital solo, interpretando música de cámara o como solista junto a diversas orquestas, por toda la geografía española, así como en Europa y América, incluyendo el Festival Internacional Quincena Musical de San Sebastián, Ciclo de Música Contemporánea de la Universidad de Valladolid, Teatro Fernán Gómez de Madrid, Gran Teatro de Córdoba, Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, Sladkowsky Hall de Praga y el Museo de Arte Colonial de Caracas. Mi primer profesor de piano fue Arben Zeneli, quien me enseñó durante más de 10 años de intenso trabajo las bases de mi ténica. Posteriormente fui alumno del concertista ruso Sergei Yerokhin. He trabajado también con pianistas como Joaquín Achúcarro, Ivo Pogorelich y Boris Berman. En 2015 concluyo los estudios de grado superior en el centro Musikene (Conservatorio Superior de Música del País Vasco) bajo la tutela del magnífico pianista español Miguel Ituarte habiendo sido alumno previamente de la pianista coreana y gran pedagoga Kaya Han en la Hochschule für Musik Karlsruhe