ELI-ROSS

 

Durante la temporada 2016-2017, se invitó a la ROSS a incorporar a la programación de Música de Cámara del Espacio Turina los tres conciertos de mayor envergadura. El mayor aforo y mejor acústica del escenario del Turina llevó a que la patrocinadora del Ciclo Victoria Stapells, en nombre de ELI expusiera públicamente su interés en desarrollar para la presente temporada el ciclo completo en el Espacio Turina.

En este ciclo no sólo participan los músicos de la plantilla de la ROSS, sino también otros artistas vinculados a Sevilla, en especial pianistas. Contar con el ciclo al completo permite cumplir el objetivo de combinar conciertos de “nuestros artistas” con la presencia de artistas foráneos de gran nivel que formarán parte del resto de la programación de música de cámara del Espacio Turina.

PRESENTACIÓN:

El Ciclo de Cámara de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla es una de las citas ineludibles de la temporada y cada año presenta nuevas y sorprendentes propuestas, que oscilan entre lo mejor del repertorio tradicional y obras para formaciones insólitas o del siglo XX, que ofrecen una nueva y complementaria dimensión de este tipo de música.

La XXVIII edición del ciclo estará nuevamente patrocinada por el English Language Institute, cuyos propietarios, Victoria Stapells y Richard Johnson, nos acompañan en esta maravillosa cruzada desde la temporada 12/13, aportando sus ideas y su trabajo como un miembro más del equipo de la ROSS.

Por primera vez el ciclo completo tendrá lugar en el Espacio Turina, de mejor acústica y mayor aforo que los espacios en los que ha venido celebrándose con anterioridad. Las citas se mantienen un domingo al mes, entre septiembre de 2017 y junio de 2018, a las 12 horas.

Brahms, compositor que cuenta con su propio ciclo sinfónico en el Teatro de la Maestranza en esta edición, estará muy presente en este ciclo de cámara. No en vano, el maestro hamburgués es uno de los autores camerísticos más importantes de todos los tiempos. Con él inaugurará un sexteto de cuerda, formado por miembros de la Real Orquesta, el primero de los conciertos, el 24 de septiembre, bajo el título Amada Agathe…El personaje al que se refiere este título es la soprano Agathe von Siebold con la que el propio Brahms estuvo prometido, una vez se hubo concienciado de que su pasión por Clara Schumann nunca llegaría a materializarse en una unión real. Sin embargo, el fracaso de su Concierto para piano nº 1 hizo que el joven músico creyera que no sería capaz de mantener a una familia y rompió el compromiso. Agathe le devolvió el anillo y nunca más volverían a verse. Lleno de dolor, Brahms compuso el Sexteto de cuerdas nº 1 en Si bemol mayor que abre la velada. Cuando cuatro años después, en 1864, supo que Agathe, ya casada con otro e incapaz de olvidarle, había abandonado Alemania para instalarse en Irlanda, escribió, también preso de gran angustia, el Sexteto de cuerdas nº 2 en Sol mayor, que concluirá el concierto. Como curiosidad, la antigua amada del músico quemaría las cartas que le dirigió pero escribiría un libro relatando este apasionado romance.

El segundo concierto (8 de octubre) lleva por título De más a menos, de menos a más, y propone dos obras bien conocidas en un formato inhabitual. Así, la famosa Sonata Kreutzer para violín y piano, la cima de Beethoven en esta combinación instrumental, sonará en un arreglo para quinteto de cuerda. Más sorprendente será la propuesta de escuchar en una versión para piano y quinteto de cuerda, con la pianista Natalia Kuchaeva, el apasionado Concierto para piano y orquesta nº 2 de Chopin.

Los amantes del metal estarán de enhorabuena en la cita del 19 de noviembre puesto que esa mañana actuará el Royal Brass Quintet con un programa que, por enlazar con la temporada de abono, lleva el epígrafe de The joy of brass. El conjunto recorrerá diversas épocas, con algunos de los autores homenajeados en la temporada de abono de la orquesta, como Mozart o Bernstein, este último con una selección de West Side Story, hasta otros clásicos americanos como Gershwin con unos ingeniosos arreglos de Porgy and Bess. También se podrá escuchar el Aleluya de El Mesías de Haendel o una serie de canciones muy populares, como Begin the beguine o Cherry pink and Apple blossom White, entre otras, arregladas por Paul Chauvin. Completan el repertorio páginas de “Moondog” Harding y Bert A. Williams.

El cuarto concierto del ciclo, Harmoniemusik, que tendrá lugar el 10 de diciembre, propone octetos clásicos a través de obras de Beethoven y Mozart, además de una Partita de un compositor que tuvo una estrecha relación con ambos y hoy rara vez está presente en las salas de conciertos: Johann Nepomuk Hummel.

La combinación menos habitual de trío para piano, violonchelo y flauta es la propuesta del concierto 5, Del espíritu clásico al alma romántica, que será además el primero de 2018 del ciclo de cámara. Ciertamente, a pesar de ser un tanto atípica hoy en día, no quiere decir que no haya abundantes ejemplos en el repertorio y de primerísima calidad. Buena prueba de ello son los tres autores escogidos: Joseph Haydn, Carl Maria von Weber y Felix Mendelssohn.

El leitmotiv de la temporada retorna en el siguiente concierto, Alegría de vivir, el 18 de febrero, con una plantilla de hasta ocho intérpretes de cuerda, si bien éstos no tocarán todas las obras. Beethoven, el músico que hizo de la alegría un canto, dominará la mitad del repertorio con dos obras: un rarísimo quinteto con dos violas que dejó inacabado y que data de 1815, catalogado como Hess 40, y la Fuga para cuerdas Op. 137 para la misma combinación instrumental y escrita dos años después. Una grata sorpresa en el concierto es la presencia de George Onslow, al que llamaron el Beethoven francés, quien escribió 34 quintetos de cuerda. El que se escuchará, el Op. 38 recibe el sobrenombre de “La bala” puesto que lo escribió tras ser herido en un accidente de caza. Cierra la velada el Octeto para cuerdas en Si bemol mayor de Max Bruch, publicado póstumamente.

El 11 de marzo, Concierto 7, regresará Johannes Brahms con dos tríos de distinto carácter y pertenecientes a épocas diversas de su vida. El Trío nº 1 para piano, violín y violonchelo, de 1854, está catalogado con el Op. 8 y es una de las escasas composiciones de su juventud que un Brahms altamente autocrítico no arrojó al fuego. Fue además la primera partitura camerística de su producción en ser publicada. Treinta y cuatro años después, cosa rara en él, lo examinó y decidió revisarlo y publicarlo en una nueva versión, que es la que hoy se interpreta. El otro trío, para piano, clarinete y violonchelo Op. 114, data de los últimos años de vida del músico, cuando gracias al clarinetista de la corte de Meiningen, Richard Mühlfeld, experimentó un vivo interés por este instrumento que le llevaría a dedicarle cuatro obras, siendo esta la primera de ellas.

El 29 de abril se ha programado “Cruzando América”, el Concierto 8, que estará protagonizado por el Quinteto de viento Ábrego. El repertorio contará con tres compositores estadounidenses y uno brasileño. Bernstein, obviamente, no podía faltar, y abrirá la velada con la obertura de Candide en un arreglo de Don Stewart. Después se interpretará un quinteto de viento de Elliot Carter y Summer music de Samuel Barber, para concluir con la evocara Belle epoque en Sud-América de Julio Medaglia.

El 13 de mayo, concierto 9, nos deleita con el regreso de ese gigante que es Brahms, acompañado de su amigo y mentor Robert Schumann en El romanticismo alemán. El programa estará consagrado a la combinación de clarinete y piano y violonchelo y piano con Phantasiestücke Op. 73 y Cinco piezas en estilo popular Op. 72 de Schumann, respectivamente. Los tres instrumentos se darán cita en el Trío Op. 114 de Brahms, del que ya hemos hablado anteriormente.

El penúltimo concierto, el 10, programado para el 3 de junio, actuará el Cuarteto de Cuerdas Millenium Arts con el célebre Cuarteto nº 2 Op. 59 “Razumovski” de Beethoven, y después se le sumará la pianista Natalia Kuchaeva con el Quinteto de piano de Dimitri Shostakóvich.

El ciclo de cámara finalizará con una gala de clausura, concierto extraordinario que se ha programado para el domingo 24 de junio.